Reinas del Instagram

Qué duda cabe que la red social por excelencia, la mimada por todos, la que se lleva el premio gordo, la más querida y la más odiada, es Instagram. Cualquier persona que se precie tiene un perfil en el que publica sus fotos y cuelga sus stories, transmitiendo a sus seguidores emociones, sentimientos penas y alegrías.

Para muchos de nosotros es un instrumento magnífico de trabajo, y una oportunidad estupenda para acercarnos a nuestros amigos y conocidos, darnos a conocer mejor y otras muchas cosas maravillosas.

Con todo esto, ayer, hablando entre nosotros mientras trabajábamos en el proyecto Movara, llegamos a la conclusión de que hay momentos mágicos, preciosos y únicos que se tienen que quedar en la intimidad del offline: una conversación con una amiga que tiene un problema, esa visita a tus padres recordando anécdotas de cuando erais pequeños, o la puesta de sol abrazada a la persona querida. Hay momentazos que solo se viven una vez y quedan en nuestra memoria y nuestro corazón.

En Movara apostamos por esos momentos íntimos, personales, que no queremos confiar a todo el mundo. Son parte de nuestra historia y sólo los más cercanos los conocen, los que de verdad se han ganado un hueco en nuestro corazón. ¿Y todo lo demás? Pues como tiene que ser, a publicarlo en Instagram, que para eso está.

Momentos que unen

Casi todos nuestros amigos han vuelto al trabajo, la vida rutinaria y los horarios esculpidos. Parece que quedan atrás esos momentos que unen, los paseos por la playa, las horas sin reloj junto a una cervecita fría, el deporte al atardecer…

Hoy mismo me comentaba un amigo que ya está harto de sus compañeros, y sólo lleva cuatro días en el despacho. Me ha dado que pensar. Igual es porque hago lo que me gusta, pero en nuestro lugar de trabajo se crean momentos que unen. Hay opiniones diversas, diferentes enfoques y puntos de vista, pero tenemos claro que la unión hace la fuerza.

Cuando nos damos una vuelta por nuestra increíble ciudad para coger nuevas ideas, y nos acercamos al mar para ver qué nos puede regalar, nos damos cuenta de que es bueno ir más allá de las cuatro paredes. El agua salada rozando cariñosamente los pies, y la Isla de Santa Clara siendo testigo mudo de nuestros avances, hace que nuestro trabajo merezca la pena. Porque creo que entre todos tendríamos que buscar momentos que unen, dejar de lado las diferencias y buscar las coincidencias.

La canción del verano

Playa de Zarautz

Parece que este año la canción del verano es perezosa y no quiere acabar de despertar. Algunos hablan de «La Cintura» de Álvaro Soler, de Aitana y Ana Guerra con su temazo «Lo Malo» y otros optan por bailar «Sin Pijama«.

De lo que está claro es que el verano ya ha llegado y cada uno de nosotros tiene que ponerle su música. Si queremos que nuestra PlayList sea increíble y la podamos recordar con el paso del tiempo, en ella no pueden faltar auténticos hits que no defraudarán a nadie.

Se puede empezar por una buena dosis de amigos de toda la vida, que te alegren el día en la playa o la montaña, o incluso en el trabajo!!!! Tampoco hay que olvidar a la familia, que siempre está allí para lo que haga falta, y son clásicos que triunfan en cualquier momento. Y por último esas novedades que arrasan de forma inesperada en las pistas de nuestra vida: los nuevos amigos.

Habrá momentos lentos, momentos movidos, instantes inolvidables… Pero si llenamos nuestro veranos con amigos, familia y nuevas amistades, en Movara estamos seguros de que recordaremos la banda sonora de estos días durante mucho tiempo. Ánimo y a bailar al son de la música.

Al mal tiempo buena cara

La playa de la Concha un día nublado.

Al mal tiempo buena cara, como dice el refranero popular. Que, aunque no llueva, las nubes lo cubren todo perezosamente y se te mete casi sin querer un frío húmedo que no hay manera de sacudirlo de los huesos.

Y este tiempo también afecta al otro tiempo. Las cosas se ralentizan, las personas bajan pulsaciones y  el reloj avanza con desgana, ansiando que pase un día así, aunque con pereza de que acabe. Los días encapotados tienen eso. Entibian todo lo que tocan, lo vuelven pesado, plomizo como el color del cielo. Y es entonces cuando te cruzas con esa persona.

Esa persona posiblemente no lo sabe. No es consciente de que es una fuente de energía, una luz en medio de tanto gris. Es una persona que sonríe. Pero no esa sonrisa pegada a la cara. Es una sonrisa que le sale de dentro, del alma. Esa sonrisa se nutre de la energía que lleva dentro, que también alimenta la luz de sus ojos, de sus andares, de sus gestos…

No les cuesta dar las gracias porque son agradecidas. No se esfuerzan por estar sonrientes porque son alegres. Son esas personas que quieres tener cerca porque inexplicablemente te dan la solución a tus problemas, y lo único que han hecho es escucharte y acompañarte. Seguro que todos tenemos a alguien así en nuestras vidas. A todas esas personas, y más en días como estos, muchas gracias!!

Este sábado lo pasamos en la playa

Movara en los bajos de la Concha

Olatu Talka toma un año más las calles

Como ya anunciamos en la última entrada del blog, este sábado lo pasamos en la playa, como parte de las iniciativas organizadas por Olatu Talka en nuestra ciudad. En Movara estamos muy ilusionados con este proyecto maravilloso, y esperamos podernos ver en los bajos de La Concha.

Además, presentamos en venta directa al público varios productos que están triunfando en la web, y que posiblemente nos los quitarán de las manos este sábado por la tarde. Ya hemos dicho que estamos ilusionados? Pues sí! Que la ciudad nos acoja en uno de sus lugares más emblemáticos es maravilloso.  Pero además el ambiente será increíble, con música en directo, muchísima gente…

Nuestros estampados Movara brillarán con luz propia. Os esperamos con los brazos abiertos!!

 

Con Movara atardece en el mar

Movara estampado olatu talka

En apenas diez días Movara participará en el Gaumarket de la playa de La Concha. Veremos cómo el sol incendia el mar y llena de luz toda la bahía. Es un proyecto muy bonito, organizado por Olatu Talka. Como ellos mismos explican en su web, «Olatu Talka es un festival para construir ciudad, un festival que quiere conseguir abrir nuevas formas de colaboración, dar nuevos usos al espacio público y abordar la crítica social mediante el arte y la cultura, entre otros objetivos».

Las ediciones pasadas fueron muy interesantes y llenaron las calles de San Sebastián de sonidos y movimiento. Fueron unos días intensos y vibrantes, especiales para conocer mejor la ciudad.

Nosotros estaremos en los bajos de La Concha el sábado 26 de mayo, desde las seis de la tarde hasta las doce de la noche, enseñando nuestros estampados. Os animamos a pasar por allí. El ambiente está asegurado. Todo el que quiera, puede ver con Movara cómo atardece en el mar.