Nosotros

A veces la vida es caprichosa y no sabes por dónde te va a llevar. En nuestro caso, una serie de circunstancias y momentos inesperados hizo que volviéramos a caminar juntos después de años navegando por lugares distintos.

Por un lado, Movara se alimenta de la luz y el sol de Latinoamérica, esos majestuosos atardeceres argentinos y la belleza salvaje de la Pampa, el mar Atlántico y el cielo de los Andes. De estas tierras también surgió el interés por ayudar a mujeres y familias con pocos recursos. Por eso nos gusta decir que nuestra empresa es del mundo, e intentamos dar una impronta solidaria a todos nuestros proyectos.

Pero el mar Cantábrico también tiene mucho que ver en nuestra historia. El Peine del Viento y Urgull, pasando por Sopelana y Punta Galea, son lugares inolvidables de nuestras vidas, y quedan reflejados de muchos modos en los artículos que diseñamos.

Como tantas personas de costa, nos gusta dejarnos sorprender por lo que viene de fuera. Movara está abierta a las cosas nuevas, manteniendo siempre un sello muy personal. Creemos que los productos transmiten parte de nuestras vidas, y que todos los que adquieren algo de Movara llevan nuestra propuesta artística con ellos.